Habitat évolutif

En curso

D Castellanos Gómez, Raúl
PC habitat, évolutif

 

En el número dos de la revista internacional LE CARRE BLEU se publicó en 1959 bajo el título PERCEPTION DE LESPACE REEL.II (Percepción del espacio real. II), el artículo escrito por el arquitecto finlandés Keijo Petäjä que describía, dentro del contenido del mismo, la arquitectura como: un proceso de la mente, incluida dentro de un pensamiento que se movía entre lo conceptual (proyecto) y lo perceptual (construcción). Petäjä se apoyaba para su argumentación en el estudio sobre la experiencia de la vida a la intemperie observada en los barrios de chabolas de ciudades devastadas después de la Segunda Guerra Mundial, y la percepción del espacio real que le daba significado; extraído del fragmento de texto incluido dentro de su artículo ¿escrito por el arquitecto griego Georges Candilis  titulado Proposition pour un habitat evólutif.
Una conjetura basada en una propuesta que abordaba un término apenas sin identificar. Una palabra compuesta: habitat evólutif; en primer lugar por el vocablo habitat que por la época en que se identifica apenas se había podido definir con cierta precisión y exactitud; y un adjetivo que intentaba evidenciar algo en el tiempo. Era sabido que el que en los dos últimos congresos CIAM, tanto CIAM IX como CIAM X en los que se intento establecer la denominada Carta del hábitat que sustituyese a la obsoleta Carta de Atenas se debía identificar y definir con cierto rigor el denominado habitat.
Se abre así, un intento por extraer una aproximación al significado de tal término y una visión en el tiempo sobre la explicación o interpretación de este pensamiento arquitectónico en el modelo habitacional. Era sabido que tanto en Europa como en los países colonizados por europeos después de la Segunda Guerra Mundial se había producido una reconstrucción masiva y la construcción de nuevas viviendas de realojo para todos esos grandes damnificados que se habían quedado sin hogar y malvivían en condiciones poco favorables. Nace así, el surgimiento de una propuesta usada con un único sentido, un término que podía ser maleable y con un significado que podía ser cambiante a lo largo del tiempo, una propuesta con un componente metafórico que centraba su interés principal en la metodología de producción del proyecto más que en las obras que le daban vida.
Un fenómeno empírico que operaba en un intervalo de tiempo entre antes y después, un nacimiento en base a un intento por definir un nuevo lenguaje de las formas, que atiende a las necesidades cambiantes de quienes las habitan, unas relaciones espaciales, una defensa de las formas abiertas. La noción de continuidad, un contraste entre lo real y los valores permanentes de cambio y mejora que expresan el objetivo final a obtener. Unas nociones más bien confusas, cargadas intencionadamente de cierta ambigüedad sobre un término nuevo que serviría de base, plano de desarrollo y de influencia más tarde, en otros conceptos que intentarían reconocer y leer el denominado mat-building.
Bajo esta premisa, George Candilis y su equipo de investigación intentaron poner en tesitura esta noción de pensamiento, como así ellos lo llamaban, en sus proyectos, que debía incluir ciertos rasgos figurativos distintivos y propios que le daban reconocimiento, que debía ser flexible y buscar la movilidad de su plena expresión sobre la vivienda hasta ahora proyectada y sobre todo en la vivienda para las grandes masas.