Seminario RURARQUITECTURA. Sobre Habitar y Poblar el ámbito Rural

Organizado por el taller A y abierto a toda la comunidad universitaria

Fechas: 1, 2 y 3 de diciembre de 2020

Organización: www.tallera.com

Información (DIRECCIÓN ACTUALIZADA): 

https://rurarquitectura.blogs.upv.es

Retransmisión online:

https://www.youtube.com/channel/UCbHItecO071aRifsOl8VxkA/playlists

El Seminario RURARQUITECTURA 2020 Sobre Habitar y Poblar el ámbito Rural es un lugar de encuentro con ponentes de diversas disciplinas para debatir sobre la problemática de la arquitectura en un tiempo donde el espacio mediático está diluyendo las diferencias entre lo urbano y lo rural. El encuentro consta de 4 sesiones.

En la sesión 1 Viajes al interior: el espacio rural proponemos:

Ante el evidente y progresivo despoblamiento del medio rural y la nueva situación que ha supuesto la pandemia, nos preguntamos si el campo continúa siendo refugio, si conocemos realmente cómo es o si puede proponerse un futuro. La cultura crea imaginarios de la vida rural. Así, los relatos de Azorín, Delibes, Llamazares y muchos otros escritores, junto a los puntos de vista de cineastas como Buñuel, Camus, Erice y un sinfín de creadores actuales construyen una idea de espacio rural multifacético que descubre y esconde, al mismo tiempo, lo que es o puede ser.

Creemos necesario adentrarnos en el espacio rural de la mano de aquellos que lo habitan o lo han visitado antes para que nos guíen por las tortuosas vías que lo recorren. Compartiremos una doble aproximación desde la geografía y la literatura. El geógrafo puede trazar un mapa que nos ayude a no perdernos entre el inminente olvido y la fugacidad de los recuerdos. La escritora puede estimularnos a imaginar el valor de las pequeñas cosas que dan sentido a la vida en el campo. Una conversación entre ellos dos nos brinda la oportunidad de levantar el umbral de partida para todo aquel viajero que decida emprender la aventura de ir al interior.

En la sesión 2 Hacia una nueva Ruralidad proponemos:

Frente a la problemática de la despoblación del medio rural, y la toma de conciencia crítica de la sociedad actual, se torna preciso volver la mirada en el convencimiento de una nueva Ruralidad. Habitar lo rural enlaza “cuidar” con “cultivar”, una tarea constante: un proceso que tenemos que construir conjuntamente. El enfoque de la sesión se centra en abordar la situación desde lo social, las nuevas relaciones de comunidad; otro orden social desde la diversidad.

Compartiremos una doble aproximación desde la sociología y la economía-social que permita sustentar una base firme para la transformación y desarrollo en el tiempo de lo rural en convivencia con lo urbano, con el objetivo de encontrar y descubrir un equilibrio necesario entre la reconstrucción social y su sostenibilidad económica, así como la protección y puesta en valor del territorio y del medio ambiente.

En la sesión 3 Arquitectura vernácula: nuevos paradigmas e implicaciones para su conservación proponemos:

Los ahora llamados Núcleos Históricos Tradicionales (NHT) son un resultado formal gerundio, un resultando, fruto de la interacción continua entre la morfología y sus pobladores. El resultando que podemos percibir en la realidad actual de estos NHT, es interpretado habitualmente por la instancia patrimonialista que los valora, como representantes de una llamada ‘memoria histórica’ donde se prioriza la conservación morfológica, física.

Esta valorización supone museificación de la morfología y la desconsideración con sus pobladores que, mediante el «hacer arquitectónico» que define J. R. Morales, vienen perfeccionando una estructura urbana adecuada a las condiciones de su emplazamiento y a la evolución de sus características socioeconómicas a lo largo del tiempo. “Este «hacer arquitectónico» nos hace, y contribuye a convertir al ser humano en persona, hominizándolo como ser consigo (acción de habitar) y humanizándolo como ser con los demás (acción de poblar)”. La arquitectura concebida como “un hacer, en su respectividad al hombre y su lenguaje”, es un hacer haciéndose que relaciona morfología y población para generar la estructura urbana en evolución de estos NHT.

A nuestro entender, la museificación, supone una alteración del espacio vivido, petrificado por una catalogación patrimonial formalista. En cambio, una interpretación que los contemple como valores gerundios supone una valoración positiva, coherente con su tradicional «hacer arquitectónico», que muta el anterior oxímoron en otro, que llamaremos ‘memoria futura’, eficaz para el devenir de los NHT, reforzando la evolución de la realidad morfológica simultáneamente al progreso de sus pobladores.

En la sesión 4 Intervenir en lo rural: límites de la transformación proponemos:

Es una extrañeza que, entre tanto debate sobre cómo aliviar -si no erradicar del todo- el problema de la despoblación, no exista ninguna referencia a la arquitectura. Las casas son el sitio donde la gente vive, donde organiza interiormente lo que luego adquirirá pleno sentido al trasladarlo al espacio de lo público. El equilibrio entre el adentro y el afuera es parte esencial -tal vez lo más imprescindible- en cualquier debate que se reclame serio a la hora de reflexionar sobre lo que significa ese palabro tan tristemente de moda que es la España vacía. ¿Vacía de qué?: ¿de gente, de casas, de bancales ocultos en la desmemoria, de esos pajares que restan como huellas ruinosas de lo que fueron los pueblos ahora medio abandonados, de rituales que formaron parte de una cultura que siempre fue más allá de la pura supervivencia…? Encontrar la mejor manera de ubicar la recuperación de “lo rural” en la conciencia de una sociedad que se mueve sólo a impulsos casi de electroshock, nos obliga a repensar las estrategias y pensar en la casa como espacio privado con dimensiones públicas. Las casas y las calles, la plaza como ágora, ese pajar que ya no es nada en la memoria, un castillo que se ilumina por las noches para llenar de colorido las postales… Si, con todas las limitaciones que toda creación lleva consigo, no nos preguntamos qué hacer con todo eso y con lo que apuntan los puntos suspensivos, ¿de qué demonios estamos hablando cuando hablamos de aliviar el problema de la despoblación?