Más allá de Munkegaard. Escuelas de arquitectura moderna danesa

En curso

D Torres Cueco, Jorge
PC escuelas, Dinamarca

 

Muy pocas veces una obra de arquitectura supera la condición de edificio para alcanzar la categoría de icono o, si se prefiere dado el desgaste y el mal uso que últimamente se ha hecho de este término, de convertirse en representación (síntesis o símbolo) no solo de un tipo arquitectónico, sino de una época, un país y de una manera de entender la arquitectura. Este es sin duda el caso de la Escuela Munkegaard proyectada por Arne Jacobsen en 1949-1952 al Noroeste de Copenhague. Esta escuela, es todavía identificada como paradigma de la arquitectura danesa y como modelo universal de centro escolar en la modernidad.
Algo semejante ha sucedido con la propia figura de Arne Jacobsen, su nombre y su sintética obra, fue convertida rápidamente por las publicaciones internacionales de la época en sinónimo de modernidad danesa, una simplificación comprensible en aquellos momentos (donde la transmisión de información se limitaba al soporte papel) que con carácter general se ha mantenido hasta hoy en día, matizada tan solo con el tardío reconocimiento de la obra de Jørn Utzon.
Sin embargo, como afirma Tobias Faber, el valor y la fuerza de la arquitectura moderna danesa radica no tanto en un arquitecto o un edificio, sino en la respuesta coral de más de dos generaciones de arquitectos a las distintas necesidades espaciales de la sociedad danesa. Nos referimos a un conjunto de arquitectos que han pasado completamente desapercibidos internacionalmente o que, en alguno de lo casos, han sido reconocidos como meros continuadores de la manera de hacer de Arne Jacobsen.
Así, esta tesis pretende investigar, a través de los proyectos escolares, la excelente arquitectura de dos generaciones de arquitectos daneses cuya obra se construyó en el periodo que va desde el final de la II Guerra Mundial hasta 1980. La arquitectura escolar se convierte en el perfecto hilo conductor para realizar este camino. La escuela, entendida como modelo docente, es un reflejo perfecto de una sociedad, o más concretamente de sus aspiraciones y valores como colectivo (sobre todo en un país como Dinamarca). La arquitectura que le dio soporte es la imagen construida de esos principios, y en consecuencia, entender y analizar estos proyectos nos obliga a profundizar y nos permitirá comprender mejor la sociedad danesa. Por otro lado establecer una tipología pública como rasero para estudiar una arquitectura coral, como la danesa de ese periodo, nos permite concentrarnos en la puesta en valor de las cualidades intrínsecas de la propia arquitectura, eliminando particularidades de escala o uso que dificultan el análisis